Dossier prensa en PDF

Descargar imagen 1

Descargar imagen 2

LABSANESTEBAN es un equipo de profesionales de Murcia liderado por:

ANTONIO ABELLÁN ALARCÓN , ECOPROYECTA, (Pablo Carbonell y Juan Miguel Galera) y MOHO ARQUITECTOS (Carlos Abadia Suanzes-Carpegna, Ignacio Bautista Ruiz y Pablo García Mora).

contacto: labsanesteban@gmail.com    Twitter:   https://twitter.com/#!/labsanesteban

COLABORADORES: Arqueología y Conservación:  Arqueoweb (Francisco Ramos Martinez, Jose Angel Gonzalez Ballesteros y Maria Quiñones Lopez)  Estructura:  Gammarquitectura (Jose Carrasco)  Museografía:  Joan Santacana Mestre, Arena e Inmat arquitectura  Paisajismo:  Paraidesa (Paloma Ferrer Bas)  Instalaciones:  Francisco Cascales García  Ingenieria Civil:  Estudio metro cuadrado (Luis Fernando Perona) modelo físico y 3d: Josema Paredes, José Tomás Marín, Javier Esquiva
Comunicación:  Krealia (Ignacio Reverte Marín) Imagen: Manufacturas. (Manuel Monteserín)

JAYUN KABIR: DESCRIPCIÓN DE LA PROPUESTA:

Jayun Kabir resuelve el reto de cubrir y visitar el gran yacimiento arqueológico de San Esteban, cumpliendo, además, el sueño de recuperar para todos los murcianos un gran jardín tan extenso y accesible como el original, mejorado con un paisajismo delicado, sensual, exuberante y culto.

 

Una cubierta a medida.

La solución técnica que hace posible esto es una cubierta metálica delicadísima, diseñada barra a barra  para ajustarse como un guante a la trama del yacimiento, apoyando en los patios de las viviendas árabes originales para dejar intactas las calles, fachadas, pavimentos y demás elementos arquitectónicos de los restos.

Árboles de luz sobre los patios originales.

Los apoyos de esta cubierta están formados por haces de pilares quebrados que concentran el peso del jardín superior hasta hacerlo descansar en mínimos puntos de contacto. Sobre estas estructuras se abren huecos convirtiéndolas en verdaderos árboles de luz que devuelven a los patios rescatados su singularidad. Por último, estos soportes se prolongan atravesando la cubierta, transformándose en grandes árboles, ahora sí vegetales, que sombrean el nuevo jardín al cubrirse de frutales y algarrobos que crecen en espaldera.

De este modo, el nuevo paraje “trasparenta” la trama urbana original, las imágenes de satélite tomadas con diez siglos de diferencia “se parecen”.

 

Una sala continua y abierta que abarca todo el yacimiento.

LabSanEsteban propone una sala única, en la que  contemplar la totalidad del yacimiento urbano bajo un mismo ambiente continuo, abierto y conectado con la ciudad moderna; sin interrupción ni compartimentos, sin el peso de edificios  innecesarios sobre ella. Un único gran espacio bañado de luz natural  resaltando el valor principal del monumento reconocido por todos los expertos: su extensión en continuidad, el descubrimiento de un barrio grande.

La cubierta ondulada, una topografía natural para recrear un Jardín Paisajista Mediterráneo.

El proyecto apuesta por un espacio público en cubierta donde desarrollar actividades urbanas diferentes a las habituales de las plazas de la ciudad; a favor de un mundo de posibilidades semejantes a las de un parque, un jardín botánico, una playa, un bosque. Huyendo de la aspereza de las plazas duras y otros falsos jardines, la propuesta nos descubre un espacio frondoso, verdaderamente vegetal; inspirado en el paisaje mediterráneo, que se caracteriza por una aparente naturalidad que oculta una cuidada tecnología. Se proyecta un gran jardín abierto que invita al esparcimiento, con pequeños rincones íntimos   y variados que convocan a multitud de actividades y situaciones.

 

Paisajes perdidos.

Labsanesteban presta especial atención a los paisajes perdidos del lugar, proponiendo, además de la recuperación del paisaje natural mediterráneo primitivo en cubierta, la restauración de un patio andalusí del yacimiento para incluirlo en la visita, y la selección de especies vegetales para el nuevo jardín basada en los diferentes jardines históricos que han existido en este enclave a lo largo de nueve siglos.

 

200% público.

Mejora del contexto urbano y máxima continuidad entre el interior y el exterior.

La cubierta ondulada parte de la cota 0, donde el jardín conecta con las calles colindantes, y asciende suavemente para permitir suficiente altura habitable debajo. Alternando con esa continuidad a pie de calle, la elevación de la cubierta genera grandes puertas en el perímetro que conectan repetidamente la sala del yacimiento con el entorno urbano, apareciendo, en casi todas ellas, accesos por pasarela al espacio interior.


Museo del Yacimiento. Museografía.

Pasarelas para un museo vivo atravesado por tres tipos de usuario.

La singularidad de estos caminos es que, mientras algunos descienden para hacer la visita por las calles del barrio árabe,  otras sirven a los arqueólogos y conservadores para continuar con su trabajo, y unas terceras sólo conectan unas aceras con otras llevando a ciudadanos que sencillamente desean atajar a cubierto. La gran sala del yacimiento queda, de esta manera, salpicada por todas partes de concienzudas batas blancas que anticipan nuevas sorpresas, concentrados visitantes que justifican su esfuerzo, y relajados transeúntes ocasionales que curiosean sin detenerse demasiado. Aparece, incluso, una escalera mágica que, por sorpresa, atraviesa la cubierta convertida en cabaña del árbol para ser el quiosco-cafetería del jardín.

 

Abierto por obras.

No se completan las excavaciones para después musealizarlas. Se abre al público desde el minuto cero, quedando en manos de los arqueólogos, conservadores y museógrafos la capacidad de ir ajustando los recorridos museísticos a los hallazgos, en unas zonas, de manera compatible con la continuidad de la exploración, en otras. Las pasarelas y los minúsculos boxes de madera que alojan las salitas imprescindibles para la actividad del museo y los arqueólogos, cambian de ubicación a lo largo de los años, amoldándose, como casetas de obra, a una realidad cambiante.

Museografía virtual.

Se propone un proyecto museográfico contemporáneo, didáctico, participativo y accesible a todos los públicos, en el que los contenidos se presenten a lo largo del recorrido integrados temáticamente con los restos, adoptando básicamente tres formatos: museografía estática, museografía didáctica y museografía “virtual”.

Gracias a esta tercera, y mediante estaciones binoculares digitales (BDS), el visitante podrá observar la realidad material de los restos arqueológicos, transformada en realidad virtual y aumentada; contemplando, por ejemplo, como los basamentos de las casas crecen y muestran las imágenes del pasado en sus mismos escenarios.

 

Económico y por fases (sostenibilidad económica)

Es imprescindible destacar que la solución técnica del forjado y apoyos de la cubierta, de gran complejidad y belleza, no son sino el resultado de una muy estudiada optimización del diseño para apoyarla en los puntos adecuados con el mínimo material posible. El proyecto no propone edificio ni gestos superfluos añadidos a esta apuesta por doblar el suelo público con el jardín que cubre el yacimiento. Es por ello un planteamiento de una extraordinaria eficacia técnico-económica.

Por otro lado, por sus peculiaridades estructurales y su flexibilidad en cuanto a la definición de sus bordes, también permite ser planteado por fases. Pudiéndose construir la cubierta de manera progresiva habilitando fracciones proporcionales del programa, hasta completarla en su totalidad; lo que ofrece la posibilidad de diseñar un plan de inversiones por plazos realista y coherente con la situación económica actual.

 

Bioclimático (sostenibilidad medioambiental)

Se proponen una serie de estrategias bioclimáticas basadas en la consideración de tres espacios climáticos: Exterior en el jardín, Atemperado bajo la cubierta y Climatizado en los pequeños boxes (aulas-taller, oficinas, etc.); que garantizan que el consumo energético para el funcionamiento del conjunto, así como sus costes de mantenimiento, van a ser excepcionalmente bajos.

Por otro lado, el uso de vegetación autóctona, además de aumentar la calidad ambiental, y unido a un sistema de riego por goteros integrados autocompensantes enterrados, garantiza un consumo de agua muy reducido.

Además de esto, la cubierta actúa como una gran superficie de recogida de agua de lluvia en el perímetro de la parcela, que se propone reutilizar, tanto para riego, como para el enfriamiento evaporativo de los espacios exteriores a través de micropulverizadores bajo los frutales en espaldera.

 

Ejemplar (sostenibilidad social)

Esta es una apuesta decidida por la apertura al ciudadano del espacio urbano, por un visitante activo, libre, informado y protagonista; un compromiso con un concepto de servicio público en la búsqueda del Bien Común.


Cubierta Jardín.

Desarrollo constructivo y estructural

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.